parallax background

Conoce más de nuestra historia

Juventud para Cristo cuenta con una historia maravillosa. Somos un movimiento realmente nacido de la oración y la pasión por compartir el Evangelio con los jóvenes y adolescentes.

El Principio


Gracias al claro mover del Espíritu Santo, Juventud para Cristo nació en varios países casi que de forma paralela a mediados de los años 1940s. Decimos que fue un mover claro del Espíritu porque, simultáneamente, en docenas de líderes de diversos lugares (Estados Unidos, Canadá, Australia e Inglaterra), creció la necesidad de alcanzar a los jóvenes que las iglesias no estaban alcanzando a través de sus medios/programas regulares. Todo comenzó con un grupo de jóvenes evangelistas, muy dinámicos, que con métodos revolucionarios, iniciaron unas actividades muy diferenciadas conocidas como Rallys - convocatorias masivas de gente, en el caso particular de Jóvenes- Esto comenzó a suceder en más de doce ciudades, especialmente en Estados Unidos, y usualmente todas estas convocatorias se hacían bajo un nombre común: Juventud para Cristo. Lo más interesante del asunto es que muchos de estos jóvenes apasionados no se conocían, lo cual deja ver, que Dios estaba detrás del asunto.

Para noviembre de 1944, quedaba claro que hacía falta una organización que manejara la creciente demanda de nuevos rallys. Un pastor de Chicago, Torrey Johnson, fue elegido presidente para un comité temporal. Éste abrió una oficina en Chicago y le pidió a Billy Graham que fuera el primer empleado a tiempo completo de Juventud para Cristo. En menos de un año se constituyó Juventud para Cristo Internacional con Torrey Johnson como Presidente.

El Cambio


En 1968 se llevó a cabo un evento que cambiaría la vida de millones de jóvenes a nivel mundial. En una conferencia poco publicitada a principios de ese mismo año en la isla caribeña de Jamaica, los representantes de dieciséis países crearon el Consejo Internacional de Juventud para Cristo. El nacimiento de este cuerpo de coordinación internacional marcó una etapa significativa en el desarrollo de lo que ya se había convertido en un movimiento notable.

Uno de los legados más fuertes de estas épocas que parecen tan lejanas, es nuestro lema: “Al compás de los tiempos, más anclados a la Roca”. Esta frase no pasa de moda, es una verdad sigue viva en los ministerios de JPC, que actualmente están activos en más de un centenar de países. JPC sigue estando “al compás de los tiempos” mediante métodos contemporáneos que mantienen a JPC a la vanguardia del evangelismo juvenil.

Durante los últimos 76 años JPC ha mantenido una postura flexible en términos de metodología. Sin embargo, ha permanecido firmemente anclada a una profunda fe bíblica, manteniendo un compromiso fiel con Jesucristo y su palabra inspirada. “Seguimos anclados a la Roca”.

Lo mejor está por venir


Los métodos han cambiado con los años. Pero los más de 57.000 miembros de Staff a tiempo completo, a tiempo parcial y los muchos voluntarios que hacen parte de la familia a nivel global y que están comprometidos a llevar el amor de Cristo a cada joven, de cada grupo personas, de cada nación, poseen la misma flexibilidad y compromiso que tenían los fundadores del ministerio. Es tal vez por eso que cuando pensamos en el futuro de JPC siempre viene a nuestra mente la frase: “Lo mejor está por venir”.